Now Playing Tracks

ovariosviolentos:

"No somos indios, no somos araucanos, no somos indígenas ni aborígenes, no somos descendientes de mapuche, nosotros somos MAPUCHE, no somos una bandera, no somos una estatua, una calle, no necesitamos un numero de personería jurídica para ser mapuche. Nosotros somos idioma de la tierra, somos pensamiento y acción de la tierra, somos universo, que no entra en las ciudades ni en ningún museo de occidente, somos maitén somos pehuen, somos el sol cálido y la luna que agita las mareas, somos medicina de la tierra, venimos del genocidio, soportamos el etnocidio, somos los que pisando el deseo del enemigo decimos aun estamos vivos." 

Elige la vida. Elige un empleo.
Elige una carrera. Elige una familia.
Elige un televisor grande que te cagas.
Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos.
Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales.
Elige pagar hipotecas a interés fijo.
Elige un piso piloto. Elige a tus amigos.
Elige ropa deportiva y maletas a juego.
Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos.
Elige el bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana.
Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura.
Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte.
Elige tu futuro. Elige la vida.
Pero, ¿por qué iba yo a querer hacer algo así?
Yo elegí no elegir la vida.
Yo elegí otra cosa. ¿Y las razones?
No hay razones. 

(Source: mani-palmono)

piensosinpensar:

Este braco de Weinmar tenía un tumor en el estómago que se hizo tan grande que le empezó a colgar. Con el tiempo, el perro no podía casi moverse y era cuestión de días que muriera.

Por suerte, algo mágico sucedió. 

Estaba en un pabellón especial de una perrera. En ese lugar sólo había perros muy enfermos y los iban cuidando hasta que morían

Ningún veterinario es capaz de entender como sobrevivió tanto tiempo con este tumor gigante.

Dos ayudantes de la perrera se compadecieron del pobre Braco y llamaron a un famoso centro de protección.

En pocas horas ya se lo llevaban a unos de los mejores veterinarios de Australia. 

Para empezar, lo internaron y le hicieron varias transfusiones de sangre a través de catéter intravenoso y le practicaron una muy complicada cirugía. El proceso costó 7000 dólares pero el dinero se recuperó gracias a varias donaciones.

Después de que salir del quirófano, Gilbert estaba muy mal y creían que MORIRÍA. 

Pero sorprendentemente el perro empezó a recuperarse. Nadie se lo creía. 

Tuvieron que ponerle más de 60 puntos y la herida se le curó perfectamente. 

Ahora Gilbert fue adoptado y volvió a ser un perro muy feliz. 

Podemos juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los animales

To Tumblr, Love Pixel Union
contador de visitas
contador visitas